Grupos de empoderamiento

Los grupos de empoderamiento es una actividad interna del colectivo, no es una actividad abierta y anunciada, sino que son grupos reducidos de gente con una carga de intimidad y confianza importante que se reúnen en casas propias. Hay dos grupos de empoderamiento, uno exclusivamente de personas categorizadas como mujeres y otro exclusivamente de personas categorizadas como hombres que se reúnen por separado una vez al mes y que se juntan en un grupo de empoderamiento mixto aproximadamente cada dos meses.

¿Qué es?

Esas reuniones de aprox. 7 personas como mucho se realizan en un espacio tranquilo, con un ambiente distendido (con comida suele funcionar mejor) y se tratan temas que afectan a esas personas por la categoría de género que se les ha asignado al nacer.

Su objetivo principal, por tanto, es la deconstrucción de género. Un empoderamiento entonces, no entendido como acceso a una posición dentro de una estructura social patriarcal, sino como un proceso de apoyo y fortalecimiento mutuo, colectivo y personal que nos ayude a generar los cambios que queremos producir hacia una sociedad no-patriarcal y no binaria.

Esto es, que las prácticas que llevamos a cabo en la lucha cotidiana chocan de frente contra la sociedad opresora en la que vivimos, de manera que usamos nuestro poder grupal para fortalecernos en ese camino a contracorriente. Para ello necesitamos espacios donde compartir las dificultades de la puesta en práctica de nuestra ideología, formas de sentir y relacionarnos, con gente afín e igualmente “afectada” y condicionada por el mismo contexto patriarcal y opresor.

Ejemplos de temas que se hablan en estos grupos: estética impuesta, sexo, relaciones, acoso, ciclos hormonales…

Sin embargo, no se ha establecido un número máximo de grupos de empoderamiento porque entendemos que una práctica así debe extenderse, por ello si te apetece formar un grupo de empoderamiento te animamos a que lo hagas, la gente de los grupos de empoderamiento no forma parte obligatoriamente de la asamblea de ranas, simplemente participa del grupo de empoderamiento mensual y el mixto bimensual. Comunícanoslo por correo o en persona en nuestras asambleas para contar con ello.

¡Qué bonito sería contar con 5 grupos de empoderamiento más! Por ejemplo, de categorizadas como chicas, de categorizadas como chicos, de identidades trans…

 

*para la parte de controversia que puede generar que exista grupo de empoderamiento de hombres creemos que este párrafo del libro Transfeminismos. Epistemes, fricciones y flujos, compilado por Miriam Solá y Elena Urko, explica bastante bien lo que pensamos:

“La cuestión de la creación de nuevos sujetos políticos construidos desde el transfeminismo abre de nuevo debate sobre la necesidad, la vigencia y el reto que supone que los sujetos masculinos se planteen otras configuraciones y condiciones bajo las cuales construir sus masculinidades, que sean capaces no solo de ejecutarlas sino de crear un discurso de resistencia a través de ellas. […] Por ello, es inminente e importantísimo que los hombres deconstruyan el modelo de masculinidad hegemónica, que constriñe a una gran mayoría de mujeres y varones, y, al mismo tiempo se desmarquen de la pasividad silente de la masculinidad cómplice.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.